/ ESP
síguenos.
             
buscar :
Vacunas Cáncer Intestino Grueso Cardiovascular Hepatitis Vesícula Biliar fibroscan hígado graso
PROTÉGETE
TAMBIEN LOS ADULTOS DEBEN VACUNARSE.

¿Por qué los adultos debemos vacunarnos?

Las vacunas constituyen una de las medidas médicas con mayor impacto en la salud de las personas, ya que a través de su aplicación se previenen serias enfermedades. Hasta hace algunos años, se le otorgaba importancia casi exclusivamente a la vacunación de los niños. Hoy sabemos que muchos adultos padecen diversas enfermedades que podrían haberse evitado. La gripe, la neumonía causada por neumococo y la hepatitis B, entre otras, son infecciones frecuentes que, cuando afectan a los adultos, suelen tener una evolución más severa (en los EE.UU., por ejemplo, mueren anualmente 45.000 a 60.000 personas debido a algunas de estas enfermedades prevenibles por vacunas). Por nuestra especializacion en este momento las vacunas altamente recomendadas y que Instituto de Salud Digestiva y Hepatica puede aplicar son:

Hepatitis A
Hepatits B
Hepatitis A+B
Neumoco
Influenza

Enfermedades Prevenibles

Los virus y bacterias que causan enfermedades, e incluso la muerte, todavía existen (aunque pueden prevenirse mediante vacunas) y pueden ser transmitidos a aquellas personas que no están protegidas por las vacunas. Dichas enfermedades tienen un gran impacto económico y traen como consecuencia consultas médicas, hospitalizaciones y muertes prematuras.
Hepatitis A (Hep A)
Una persona se contagia al estar en estrecho contacto con la persona infectada y a veces al tomar agua o comer alimentos que contienen el virus. Una persona que tiene hepatitis A puede fácilmente contagiar a las otras personas que viven en el mismo hogar.
La hepatitis A puede causar: - Una enfermedad leve similar a la gripe
- Ictericia (piel y ojos amarillos)
- Fuertes dolores de estómago y diarrea
Frecuentemente, las personas infectadas con hepatitis A deben ser hospitalizadas. En muy raros casos, la hepatitis A causa la muerte.

Hepatitis B (Hep B)
Este virus puede vivir en cualquier líquido del cuerpo y no se transmite a través del contacto casual. El virus se transmite de persona a persona así:
- Usando agujas contaminadas para perforar las orejas, hacerse tatuajes o acupuntura.
- Compartiendo con una persona infectada agujas, cuchillas de afeitar, cortauñas o cepillos de dientes.
- Teniendo relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.
- Teniendo contacto con la sangre de una persona infectada, por ejemplo a través de una cortadura o rasguño en la piel.
Los siguientes son efectos de la infección con el virus de la hepatitis B:

- Los síntomas incluyen pérdida del apetito, cansancio, dolores musculares, de las articulaciones y de estómago, diarrea o vómitos, piel y ojos amarillentos.
- La infección con el virus de la hepatitis B puede resultar en una enfermedad leve; en una enfermedad crónica de larga duración; en lesiones al hígado, como la cirrosis; en cáncer del hígado y hasta en la muerte debido a la falta de funcionamiento del hígado.
- Los bebés de madres infectadas con el virus de la hepatitis B tienen una alta probabilidad de contagiarse, lo que ocurre generalmente durante el parto. En este caso, el bebé debe ser vacunado durante las primeras 12 horas después de nacer además de recibir inmunoglobulina anti VHB.
- Cuando la infección se contrae durante el parto o en la primera infancia, la enfermedad puede volverse crónica y hasta resultar en cáncer del hígado.
- Algunas personas infectadas nunca se sienten enfermas.

Influenza (Flu)
La influenza es causada por un virus muy contagioso. Esta enfermedad se transmite de una persona a otra cuando se respira el virus que la persona infectada libera a través de la tos o el estornudo. Los primeros síntomas de la enfermedad comienzan entre 1 y 3 días después de estar en contacto con el virus.
La enfermedad de la influenza puede causar:

- Fiebre o temperatura alta
- Dolor de cabeza
- Dolor de garganta
- Escalofríos
- Tos
- Dolor muscular
La mayoría de las personas con influenza se enferman sólo por unos días, sin embargo, a otras la enfermedad les afecta severamente y hasta tienen que ser hospitalizadas. Los niños pequeños tienen una de las tasas más altas de hospitalización a causa de la gripe. Las complicaciones más comunes debido a la influenza son la neumonía (inflamación de los pulmones que produce escalofríos, rigidez de los músculos, dolor de pecho, tos, aceleración de los latidos del corazón y dificultad para respirar).

¿Cómo funciona la vacunación contra la influenza?
La vacunación contra la influenza enseña a tu sistema inmune a reconocer un tipo específico de virus, al inyectar determinados fragmentos de virus, los cuáles han sido inhabilitados inofensivos. Tú sistema inmune desarrolla las defensas, ayudándote a luchar contra el virus en la siguiente ocasión que entres en contacto con él.
Neumocócica Conjugada y Polisacárida (PCV y PPV)
La enfermedad neumocócica es la causa principal de la meningitis bacteriana en los Estados Unidos. La meningitis bacteriana es una infección de las membranas que cubren el cerebro y que puede causar lesiones cerebrales permanentes y sordera.
Esta enfermedad también causa complicaciones como infecciones de los pulmones (neumonía) y de la sangre (bacteriemia).

Recomendaciones:
PCV: Todos los bebés y niños menores de 2 años que están sanos deben recibir 4 dosis de la vacuna neumocócica conjugada. La vacuna PCV también se recomienda para los niños entre 2 y 5 años de edad que tienen algunas enfermedades.
PPV: Una dosis de esta vacuna se recomienda a niños mayores de 2 años de edad que presenten alguna de las siguientes situaciones:
- Problemas de salud tales como enfermedades del corazón, anemia de células falciformes, diabetes, enfermedades de los pulmones, etc.
- Enfermedades o condiciones de salud que les afecta el sistema inmunológico.
- Que están tomando medicamentos o recibiendo un tratamiento que les reduce la resistencia a infecciones.
Información General

INMUNIDAD PARA:
DOSIS
AÑOS DE PROTECCION
HEPATITIS A
HEPATITIS B
INFLUENZA
NEUMOCOCO